Ruinas Ermita de San Sebastián

Se encuentra situada a las afueras del pueblo, al igual que la ermita del Señor, junto al camino que unía Almonaster, con Cortegana y Aroche.

Probablemente se trate de una ermita medieval, reformada en el XVI. Sólo se conservan el ábside y restos de antiguos muros.

El presbiterio es un volumen cúbico, cubierto a cuatro aguas abierto al exterior por un arco de medio punto y dos ventanas que aparecen en los costados. El interior está cubierto con una bóveda vaída cuyos arcos descansan sobre cuatro ménsulas angulares de diseño manierista.

Sirvió de capilla de cementerio durante el S. XIX y parte del XX, hasta que se construyó el actual cementerio municipal. En sus paredes aún pueden observarse huellas de nichos